Y de entrante un previo: GP Italia F1

Nunca se me olvidará la primera vez que pisé el circuito de Monza. Los templos de la velocidad tienen ese sabor tan característco que a poco que te guste esto de las carreritas nunca te dejará indiferente. Empezando por su emplazamiento inigualable, donde para llegar al trazado debes atravesar previamente el frondoso bosque que rodea el perímetro del circuito, no sin antes confundir vegetación con las reminiscencias del viejo trazado oval, continuando por ese frenético ritmo de carrera que desafía a la física frenada sí y frenada también, y reparando cuidadamente en toda la afición que va hasta allí a empujar a los jacos rampantes y sus domadores de turno.

Que el Mundial está prácticamente decidido a favor de Sebastian Deditos Vettel es algo fácil de apreciar, la diferencia con el pelotón de seguidores es ya todo un mundo muy dificil de recortar. Pero ganas hay de mojar orejas dentro del corral, subirse a lo más alto del podio este domingo sería un golpe de autoridad en un trazado donde no sirven los errores y la décima perdida es muy dificil de recuperar.

El líder de la clasificación ya sabe lo que es ganar aquí, contra todo pronostico Vettel logró su primera victoria en Monza en 2008 a bordo de su Toro Rosso. 21 años y 74 y ya ganando carreras tras una clasificación en mojado donde él y Kovalainen tuvieron un mano a mano constante tanda tras tanda. Eran otros tiempos, que dirían.

En 2009 unos inalcanzables Brawn GP coparon el primer y segundo puesto con Barrichello aupado a lo más alto y Button a su vera. Tercero llegaría Kimi y cuardo fué Adrian Sutil. Sin duda aquel fin de semana los malayos de Force India se pusieron bien las pilas, ojito que Sutil salió desde la segunda plaza tan solo por detrás de Lewis Hamilton. Quien me iba a decir a mi que algunos acabariamos en las gradas completamente uniformados de Force India (no hay fotos, pero sí camiseta + gorra en el armario).

Aquel año tan sólo los propulsores Mercedes pudieron hacerle un poco frente a los coches galácticos, pero una incomprensible salida de pista de Hamilton en Lesmo cuando ya estaba todo el pescao vendío dejaron el podio en bandeja de Kimi cuando el británico rodaba 3º tras la estela de Jenson Button.

Del año pasado recuerdo una afición volcada con el héroe local: Fernando Alonso. Tras una mala o peor temporada consiguió en Monza su primera victoria con Ferrari en tierras italianas, así como la pole del sábado, en una carrera donde Button no le puso las cosas nada fáciles al asturiano. Fué tras la parada en boxes del británico cuando Alonso se puso lider de la carrera, posición que pudo mantener hasta el final de la misma con el de McLaren soplándole la nuca a un ritmo más que frenético. También fué aquí donde Pedro Martínez de la Rosa disputó su última carrera como piloto oficial de Sauber. Cal y arena.

El año que más impresión me causó el periplo italiano fué indudablemente en 2009. La superioridad técnica del bólido parido por Ross Brawn fué apabullante. El triple difusor hacía sus labores y metía casi 8 décimas a sus rivales vuelta tras vuelta, y eso que el ritmo de carrera de la parejita bajó en los últimos giros. Las escuderías rivales no se quedaron dormidas durante toda la temporada, evolucionaron y evolucionaron sus coches, pero es que aquello era un pepino de cuidado. Digamos que más o menos lo que ocurre este año con el Red Bull de Adrian Newey.

Y digo más o menos porque si repasamos a nivel técnico la configuración de aquellos Brawn GP, eran ellos quienes aprovechaban al máximo las largas rectas del circuito de Monza con el poderío de su motor Mercedes y las bondades de su triple difusor. El Red Bull de éste año es una máquina con un paso por curva insuperable, pero donde quizá puedan andar más cortos es en lo que más falta hace en éste circuito: la velocidad punta capaz de alcanzar con su propulsor Renault.

Esto abre el camino para escuderías como Ferrari o Mercedes, incluso a Sauber y Force India, quienes podrán recortar en recta lo que les es dificil ganar en curva frente a los demonios azules. El DRS, con doble zona de activación, será influyente pero no jugará un papel decisivo: el poco ala que ya monten de por sí los equipos afectará poco a la velocidad punta de los bólidos, si bien será como siempre un punto a favor de cara a realizar adelantamientos.

¿Quien ganará? Ni idea, yo sólo voy a ver coches correr. Y con el menú preparado ea, por aquí uno que se despide a preparar las maletas. Monza… toma cuarta.

6 comentarios sobre “Y de entrante un previo: GP Italia F1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *