DiGrassi tambien les mete miedo

Brasil es un pais de visita obligada, pocos paises he visto con tanto contraste como el carioca donde con dar un par de pasos al frente puedes alternar el más lujoso centro comercial de Sao Paolo con una de sus favelas más famosas, con permiso de la archifamosa Sao Vito (se dice que ni Chuck Kubica asomaría por ahi). Cuna de grandes genios emergentes, sobresalientes deportistas, el ambiente brasileño con todo su clasismo incluido es difícil de reproducir fuera de sus fronteras.

Su carne de vacuno, la mejor del Mundo, su ambiente nocturo, el de más contraste del globo. ÇY esto acompañado por Caipirinhas, Garotos, Rodizios a tutiplen… no, mal no lo van a pasar las princesitas. Salvo porque su peculiar Halloween les llege con retraso. En un país de tanta costumbre, no podía faltar la perfecta sincronización de la madre naturaleza con la hora de la sobremesa.

Ayer Di Grassi ya comentaba en su Twitter que eran las 5 de la tarde, y estaba cayendo del cielo la correspondiente de estas fechas. Sus lluvias son el símil de las favelas verticales: tan pronto estás con tu beberaje metido en la piscina como de repente… la tromba padre. Pocos van a ser los desprevenidos que no vengan avisados, los fantasmas de Corea van a plenear sobre el deditos y su colegui aussie. Otros se frotan las manos, que mejor que un escenario lluvioso, mítico, para proclamarse campeón del Mundo o sumar los primeros puntos para su escudería como broche final de temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *