¡Feliz cumple Bernie!

Nada más y nada menos que 80 tacos son los que le caen al magnate de las carreras, y promete seguir apagando velas dentro del circuito durante muchos años más. Aunque como quien no quiere la cosa, ya lleva la friolera de medio siglo celebrando cumpleaños entre teletipos de agencias de noticias deportivas y llamadas indiscretas de patrocinadores buscando la tan ansiada fama.

Un breve repaso de su carrera podría explicar de donde salen los 2.000 millones de € que atesora en sus cuentas. Todo empezó en la década de los 50, cuando se decidió a correr en series menores. Con poco éxito, probó suerte en el mundo de los maletines y a mediados de esa misma década ya era manager de pilotos de éxito. Entre ellos el genial Lewis-Evans, que dió su vida en Marruecos 57. Tras este fatídico suceso provocado por la explosión del motor de su vehículo en plena carrera, Bernard se retiró unos años del mundillo hasta que le convencieron para regresar con Brabham.

Allí cimentó su reputación de hombre de negocios, creando la FOCA (Asociación de Constructores de Formula1, fundada por él mismo) a mediados de los 70, y la consegró cuando contrató por abogado a un tal Max Mosley para iniciar su peculiar cruzada contra la FIA en 1980. Por aquel entonces los miembros de la FOCA estaban quejosos por la mala gestión económica de la Federación Internacional, y decidieron plantarse en el Gran Premio de España que en esa época se disputaba en el Jarama. Se salió con la suya, y desde entonces empezó a liderar el cotarro según las reglas del Pacto de la Concordia y según él así seguirá  hasta el último día.

Con lo que felicidades Tito, la F1 te necesita para mantener a los Jeques a raya, que los grandes ricachones puedan seguir jugando a los cochecitos, y que otros podamos sacarnos algo de pasta con la publi de Google mientras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *