Los días en el Ring: Destino Nürburgring (III)

¡Por fin! Son las cuatro de la tarde y hemos llegado a nuestro destino. Estamos en Adenau, una pequeña localidad aledaña a Nürburg en la que se respira ambientillo de motor en cada una de sus esquinas. El paso inferior bajo el anillo norte nos da la bienvenida a lo que serán 3 días de meterle chicha al cacharro, visitar alrededores y conocer una buena ristra de enfermos de la velocidad.

Nos vamos a hospedar en una casa pensión llamada Ringvilla. Tenemos desayuno buffet, parking visible desde la habitación, y una muy currada ambientación. Está en una zona tranquila del pueblo, alejada de la avenida principal y la vecindad… repleta de paisanos.

De hecho nada más llegar nos da la bienvenida un compi de Bilbao subido a su Clio RS MKII. Lleva allí unos días y es repetidor. Más adelante volveremos a encontrarnos con él, y no precisamente en condiciones de mantener una relajada charla. Véase vídeo. También aparecerán durante estos días más grupitos de españoles con valencianos, madrileños y gente de Barcelona.

Dejamos los trastos tan pronto como mis anécdotas nos dejan y ponemos rumbo al circuito, está a escasos 5 minutos de allí. Nada mas pasar el Lidl es el segundo desvío a mano izquierda. Un divertido tramo por carretera secundaria nos mantiene entretenidos mientras de fondo escuchamos el rugir de los motores.

Un sonido de palabras mayores nos ameniza el tramo final, que transcurre paralelo a la larga recta que alberga el peaje de acceso al circuito. Estamos en el Ring.

El parque de atracciones funciona de la siguiente manera: una atractiva señorita de doradas melenas dispensa tarjetas recargables para el peaje, las cuales pueden ser recargadas con 1, 4, 9 o 20 vueltas. Nos decantamos por la opción de 4 vueltas que sale por 97€. Cada vuelta por separado son por 26€. Asique hechos los deberes y esperando al semáforo verde toca dar una vuelta por el parking.

En verdad no se parece en nada a cualquier trazado que hayamos podido pisar mi acompañante y yo. En televisión, video de youtube, fotografía o cualquier tipo de simulación no se aprecia verdaderamente el vaivén constante del circuito ni sus descomunales rampas que te comprimen contra el suelo como si de una montaña rusa se tratara.

Mucha historia y más éxitos (y lágrimas) ambientan cada curva del trazado, y la piel de gallina no tarda en aparecer. Lo reconozco, emoción!

Pero dejémonos de sentimentalismos. Toca sacarle chicha al motor LNF del Opel. Su larga tercera y su fuerza para recuperar hacen que no sea necesario bajar a segunda marcha en ningún punto del trazado, y engranar la 5ª marcha únicamente pasados los 200km/h. Esto es, en la recta previa a Aremberg, tras Kallenhard y en la bajada tras Planzgarten.

La panorámica del circuito sur desde Hohenrain impresiona. !!Dejadme entrar!! Los participantes en las 24h atraviesan estas barreras hoy cerradas.

Adrenalina, mucha. Entrar en el Karussell indica que llegamos a la zona más divertida del circuito, y con razón el público se acerca a Brünchen para cazar al “pasadete” de turno. Pero esto será otro día, aquí la condición de novato pesa y mucho… que hay que volver a casa y tirar de remolque se puede hacer algo tedioso.

Tras una vuelta de reconocimiento de sólo ¡12 minutos! :roll: (me faltan smileys) y a punto de enfilar el segundo paso por la barrera de peaje neutralizaron la sesión. Un accidente en Wehtseifen obliga a cerrar la pista a falta de 20 minutos para terminar la sesión de hoy. Nosotros, ilusos, nos quedamos esperando la apertura. La hora oficial de cierre del Ring es una estimación de la hora en la que saldrá del trazado el último coche: 15 minutos antes ya no se permite el acceso. De hecho a las 20.05 no quedaba rastro alguno de los trabajores.

De camino a casa nos hacemos la lista de sitios a visitar:

Hay F1 en Spa. El trazado Belga está a tan solo 1h en coche. Visita obligada para el martes.
Complejo del nuevo Nürburgring. Hay tiendas, restaurantes, y unos karts electricos que parecen muy molones.
Restaurante Pinnochio en Adenau. Pizzas acordes a la cantidad de cv bajo el capó.
Karts de Michael Schumacher. A sólo media hora en coche sentido Kohn.
La cafeteria junto al Rent4Ring. Un sitio muy chulo y con unas bonitas vistas al castillo de Nürburg para echarse un café rodeado de verdaderos iconos del mundo del motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *