Caso Mercedes. Las deudas de Bernie o “de aquellas aguas estos lodos”

O también le podríamos llamar a esta entrega “el Glamour con olor a Nenuco” pero no por la colonia, sino por las toallitas. El cava fino y de estricta numeración en su etiquetado se le atragantó a más de uno en un fin de semana de gloria en tierras de Principados. Nótese que lo digo en bonito para evitar ser escatológico.

Seamos claros: La norma del sentido común dice que pretender ser más listo que otro y pasar desapercibido a ojos de todos es claro síntoma de que probablemente vayas a acabar siendo más tonto que nadie. Pero extraordinariamente esta regla casi universal tiene poca vigencia cuando se aplica en Grandes Circos.

Aquellos tejemanejes que se trajeron los de Mercedes en tierras catalanas, dignos del más avispado de los Bárcenas, serían motivo de puro y de los gordos por trasgredir una de las normas más básicas del reglamento FIA para la F1: Las pruebas técnicas en escenarios reales efectuadas intratemporada están completamente prohibidas.

Aún con estas en ciertos sectores de la escudería alemana se siguen echando las manos a la cabeza. ¿Pero cómo?¿Nosotros algo ilegal?¡Pero si había hasta comisarios FIA! ¡Y nos lo propusieron los de Pirelli! Pues hombre, rodar 1000kms con gomas que no ha catado nadie y además hacerlo con el coche de esta temporada… mucho de normal no puede tener. La respuesta siempre podría haber sido “no”.

Toto Wolf se desmarcaba hoy de cualquier comentario y aceptando que acatará cualquier decisión dictada por el tribunal de la FIA. Pero ¿Quién es el verdadero tribunal de la FIA? Porque en este mundillo el que menos levanta del suelo es el que tiene más sombra.

Cuando en 2009 Bernie Ecclestone se topó con la patata caliente de Brawn GP tuvo que tomar una decisión más que drástica. La crisis económica mundial empezaba a azotar bien fuerte y un avispado como Ross Brawn había hecho una apuesta de futuro: comprar simbólicamente los restos de Honda y hacer el negocio del siglo… sin apenas recursos. Pero con mucho ingenio, tanto como para sacarse de la manga un coche tan ganador como ilegal y llevarlo hasta la última carrera. Tito Ecclestone se encontró en la encrucijada de dejar la F1 huérfana de coches, con tan sólo 16 en pista si se prescindía de los de Ross Brawn, o hacer la vista gorda y repartirse el pastel con el que en otra época fuera el genio que llevó a Ferrari a lo más alto. También rondaba por ahí un tal Flavio Briattore pero eso es otra historia. Ese sí que es listo sin pretender.

Ahora los restos de Brawn GP son propiedad de la todo poderosa Mercedes, 3er equipo en inversión de la parrilla y con muchos aficionados alemanes deseando que el circo llegue a sus tierras para comer salchichas mientras con la otra mano siguen comprando camisetas de un tal Schumacher. Y lo que es peor, que los de la estrella no se han comido un rosco digno de celebrar en los 4 años que llevan en pista. Como para ponerles el culete rojo a estos, con lo bien que Ecclestone les vendió la moto años atrás… y la pasta que hizo con ello.

Otra persona con total capacidad de decisión es Jean Todt, ex boss de Ferrari. Qué tiempos aquellos cuando hiciera sol o calara la lluvia y se podía echar mano de Marc Gené o Luca Badoer para que estrujara el carromato de Schumacher en la pista de Maranello. Claro, que por aquel entonces sólo los equipos más pudientes (Ferrari) podían permitirse lo de tener una pista en propiedad en sus fábricas para hacerle ascos a los tan problemáticos túneles de viento. Fué congelar los motores (aquello de la economía) y quedar terminantemente prohibidas las pruebas reales con la temporada iniciada. Aquella época fué de cambios, muchos cambios, incluso coincidiendo con la salida del equipo del mismo Todt y de nuestro amigo Ross Brawn.

En definitiva… ¿Que qué va a pasar? Lo que podría ser motivo de suspensión por lo que queda de temporada se quedará en una reprimenda “menor”, en un castigo digno de profe de colegio: pues ahora salís los últimos en Canadá. O algo como “por contrato tenéis que estar en el circuito el próximo 9 de junio, pero no correréis”.

Pase lo que pase el daño ya está hecho, y no por los datos que pudieran recabar los técnicos de Mercedes, sino por la patada en los cojones que supone saltarte la norma cuando está doblemente tipificada: primero por reglamento FIA y segundo por pacto entre escuderías.

Lo peor y más extremista, improbable, y que pudiera suponer el estallido de la coctelera, será que el castigo no deje contento a nadie y haya plantada. Curiosamente Bernie consiguió ponerse el parche pirata haciendo la del indignado hace más de 30 años: su pataleta en España 1980 cuando la FIA amenazaba con sanciones para los suyos (los british) le sirvió para montarse el chiringuito de la FOM, más cuando les prometió a todos mayores ganancias que las ofrecidas por la antigua gestora de la F1.

Eso o que esto sea el perfecto as en la manga para Red Bull, quienes llevan carreras reclamando un cambio de compuestos. Pero este tema da para otra entrada… simplemente por ser mucho menos descabellado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *