Nürburgring se declara oficialmente en bancarrota

Tristes noticias, muy tristes las que leo que llegan desde Alemania. En Nürburgring no hay dinero y su futuro es más que incierto tras declarar bancarrota. Cierto es que si bien el asunto puede resultar bastante superfluo (teniendo en cuenta las que estamos pasando en panderetalandia), es también preocupante que grandes gigantes, referentes a nivel mundial, se vean obligados a declararse en bancarrota.

Y es que la crisis de competencia llega hasta Nürburging GmBH, empresa explotadora de instalaciones e imágen del trazado alemán. El mítico circuito se ve abocado a la desaparición tras meses y meses de negociaciones con el gobierno alemán: no hay solvencia, el proyecto ha llegado a un punto de no retorno con la gestión actual y los 13 millones de € necesarios para “salir del bache” no llegarán en forma de préstamo desde bancos estatales.

¿Desaparecerá el infierno verde? Los valores incalculables pasados a dinero no dan siempre presagios muy halagüeños: el valor total de todo lo que engloba Nürburgring se estima en unos 127 millonacos de €, y la deuda total asciende a nada más y nada menos que… 413 millones.

¿De donde viene la hecatombe? Señalar con el dedico es algo más bien feo, pero todo pinta a que la idea de vanalizar el trazado y convertirlo en un gran parque de atracciones le puede haber salido muy, muy caro a más de uno. Cuando en 2007 se decidió construir un gran parque de atracciones en torno al circuito (la montaña rusa, bueno, dicen que no es para tanto) se vió la posibilidad de acercar al gran público a eso de las carreras. Seamos serios. Quien va por entretenimiento no vuelve por pasión. Un total de 380 millones de € fueron utilizados en algo que tenía que ver poco o nada con el deporte.

Por ahora todo hace indicar que lo que hay programado para este año permanecerá. Más allá todo dependerá tanto del estado alemán (quienes financiaron la construcción de caros caprichitos), de los fabricantes de coches, y de todos los que pongan un pequeño granito de arena en forma de apoyo a los administradores para que con todos sus esfuerzos no decidan tirar el proyecto a la papelera.

O al menos, si para el “negocio” no hay dinero, que nadie nos quite Nordschleife y el mítico trazado sea preservado a toda costa.

Let Nürburgring be Motorsport. Save the ring.

Fuente: http://www.guardian.co.uk/sport/2012/jul/18/nurburgring-formula-one-venue-insolvency

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *