Difusores soplados o plumeros de andar por casa

Un día decidí montar un Circo. Que fuera… hmm… Grande. MUY Grande. Y reparé en ser pájaro como nadie y meter a la élite dentro, a pesar de que me viera en la tesitura de que ojito: voy a tener un problema, que aquí la gente además de inteligente va a ser muy lista.

Creía que lo tenia todo controlado pues fuí lo suficientemente perspicaz como para redactar un reglamento. Unas líneas que todo participante debe seguir y ya no sólo de decoro, sino con sus normas en pista y su reglamento técnico. Eran normas muy básicas porque al fin y al cabo algo tenía que quedar escrito, tampoco quería ponerle puertas al campo, y además siempre se podían ir modificando.

El tema es que me estoy viendo que la gente aquí sigue siendo muy lista y… esto no puede ser. Ahora nos va a tocar cambiar el reglamento en mitad de temporada porque está claro que esto así pues oye, como que no funciona.

Con que como tenemos un plumero mágico vamos a hacer una cosa: lo pasamos un poco por el reglamento y apañado. El polvo no lo quitaremos, pero ¡eh!, dejará de estar encima de la mesa, los cuadros, la tele… y con un poco de suerte acaba en el suelo y nadie se percatará del movimiento. Porque al fin y al cabo, lo que vamos a hacer es quitar una ligera capilla de grela que se ha formado. No sé si me entiendes. Modificar el reglamento será comprensible para todos. Otros años ya lo hicimos, en Renault se lo tomaron muy mal pero ¡Que si funcionó! ¡Cómo se ajustó el Mundial en aquel año! Pues ahora lo mismo, ¿no?

Yo creo que la solución es clara: limitamos el soplado y santas pascuas. ¡Ah! ¿Pero que hay 2 tipos de soplado? Pues a ver a ver… este al 10%, y este otro al 45%. No, no, dejémoslo mejor al 50%, que es justamente la mitad, con que dejaremos al menos medio satisfechos a todos.

Bueno, o mejor aún, me voy a dormir, y según como me levante mañana… pues oye que ya veré que hago, y que discurso les suelo a éstos. En Renault parece que beneficia pero a los chicos de Mercedes no les ha gustado nada… ¿Será culpa mía?¿Por haber redactado un reglamento?¿Debería volver a valorar aquello de la anarquía? En fin, que menudo día, con lo bonito que ha quedado el cesped en el pit-lane y que nadie repare en él.

Firmado: Carlitos Guaitin antes de irse a dormir. Buenas noches. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.