Cuando el tabaco movía la Formula 1. Parte I.

Estamos a mediados de los años 70, en 1976. James Hunt se desliza por la pista de Nurbürgring camino de su tercera victoria en la temporada sin saber aún que ese año sería campeón del Mundo.

El olor a “”glamour”” ya se respira hasta en el rincón más recóndito del circuito, donde antes sólo los más pudientes miembros de la sociedad podían permitirse el lujo de encalomarse a los lomos de un bólido casi perfecto ahora vemos como unos relativamente jóvenes pilotos se asoman a la cima de la Formula 1.

Ya no son ellos quienes ponen el dinero, al menos no todo, hace años a los carreristas les salió novia y ahora son la niña de los ojos de una gigantesca industria: la tabaquera. ¿Qué ha pasado? Volvamos la mirada un poco más atrás en el tiempo…

Aquí tenemos a los pioneros del movimiento de la industria de la picadura dentro del Paddock. Fué en el año 1968, concretamente en el primer dia del año, cuando más de 100.000 espectadores  pudieron avistar el primer F1 pintado con los colores del tabaco. John Love pilotó su Brabham-Repco modelo BT20  bajo los colores de Gunston en el circuito sudafricano de Kyalamí. Junto a él, su compañero de equipo Sam Tingle disfrutaba de un apacible dia de carreras bajo los mismos colores.

Rápidamente la Imperial Tobacco, una de las más importantes en esto de los palitos de dudosa utilidad, vió un filón increible en el mundo de la alta competición.

La suya era una industria en plena expansión que además buscaba un público joven, dinámico, extrovertido y con ganas de… “”lujo””. Y querían mercado. ¿Quien vendía eso? Efectivamente, la Fórmula 1. Firmaron así su primer acuerdo de patrocinio con Team Lotus, por el cual se promocionaría su marca Gold Leaf durante toda esa temporada.

La puesta de largo de una genial participación entre Imperial y Team Lotus, que tantos éxitos traería en el deporte, fué en el Gran Premio del Jarama 1968. El bólido que aparece en la imagen sobre estas líneas es un Lotus 49/Ford Cosworth DFV 3.0 V8 pilotado por Graham Hill. La marca se estrenó de la mejor forma posible: ganando.

Pero no solo eso, Hill logró su segunda corona y la escudería se hizo con el campeonato de constructores.  Con tan impecables resultados la Imperial renovó contrato en los años sucesivos, y fué entonces cuando la competencia saltó a pista.

Los ojos no engañan cuando vemos un Lotus 72D engalanado en rojo y blanco Lucky Strike (United Tobacco Company). ¿Pero era un lotus? Si ¿Era Team Lotus? No. En 1970 el piloto sudafricado David Charlton compró de su bolsillo una unidad de Lotus 49c y se lo ofreció a la tabaquera para que plasmara en él sus vinilos. El coche corrió en categorías menores y en la United acabaron más que satisfechos con la relación.

Aprovechando el tirón logrado por sus competidores, en 1972 aparecieron en el gran circo bajo  la escuderia Scribante Lucky Strike Racing y la máquina arriba expuesta en la foto. Su piloto, el mismo Charlton.  Los resultados no fueron muy buenos, pero el coche… increible, sobran las palabras

Esa misma temporada, en 1972, la Imperial extendió como quien dice un cheque en blanco a Collin Chapman para volver a llevar los colores de JPS a lo más alto (lograron un nuevo y merecido doblete en 1970). El impresionante Lotus 72D estaba llamado a la gloria, y así fue.

En una genial temporada, donde se vieron unos de los duelos más aplastantes de este pequeño pedazo de historia, Emerson Fittipaldi se imponía con su Lotus al Tyrrell de Jackie Stewart tras lograr 8 podios (5 victorias, 2 segundos, y un tercer puesto), tres abandonos y un puesto 11º. De hecho, a falta de 3 rondas le bastaban 2 puntos para ser matemático Campeón del Mundo.

Lucky Strike abandonó la F1 tras la temporada 1973 (un matiz: David Charlton disputó por su cuenta y riesgo los premios de Sudáfrica ’74 y ’75 con una unidad de McLaren 23 adquirida por él mismo, en la foto anterior), cuando  no cerraron acuerdo con Collin Chapman para el uso del nuevo chasis de Lotus, el 72E.

Centraron entonces su atención en el McLaren  M23 pero… ¿Qué pasó? La negociación se fue al traste porque apareció Marlboro. La marca de Philip Morris  inició su etapa F1 en 1972, junto al constructor BRM (los que dejaban atrás las agradables fragancias del patrocinio de Yardley a cambio de otras… cuestionables), pero no fué hasta 1974 cuando decidieron  echar el resto patrocinando a la escudería de Woking durante toda la temporada.

Ante los éxitos de JPS la competencia tenía que reaccionar. Y ni corto ni perezosos, los de Marlboro le dieron un asiento a Fittipaldi.

[Enlace a parte 2]

Nota: Gracias a WAC, del blog Museo F1, por puntualizarme ciertos detalles sobre un posible Lucky Strike rodando en Sudáfrica 1970 ;)

10 comentarios sobre “Cuando el tabaco movía la Formula 1. Parte I.

  • el 3 marzo , 2011 a las 11:51 pm
    Permalink

    Se puede leer, se dice, se comenta… que en 1970 David Charlton ya corrió en el Gran Premio de Sudáfrica con los colores de Lucky Strike, pero al no haber encontrado ninguna foto en color del bólido lo comento como mera anécdota.

    Respuesta
  • el 4 marzo , 2011 a las 4:46 am
    Permalink

    Es curioso que Gold Leaf vistió los coches de Lotus en F-2 y en la Tasman serie, antes que en la F-1. Clark se mató sobre un Lotus F-2 con los colores de Gold Leaf en 1968, poco antes había ganado su último GP en F-1 con los clásicos colores verde y amarillo de Lotus. Que como bien dices sólo a partir desde España comenzarían a utilizar el patrocinio de Gold Leaf en F-1.

    Respuesta
  • el 4 marzo , 2011 a las 11:06 pm
    Permalink

    Interesabte… 8)
    Sobre todo este mundo paralelo de los patrocinadores, hay varias sagas…
    Los Tabaqueros, Banqueros, Telefónicos, Electrónicos… y varios más que seguro que se me olvidan…
     
     

    Respuesta
  • el 5 marzo , 2011 a las 4:22 pm
    Permalink

    Tengo que darle un repasillo, palabra. Siempre me ha llamado la atención el despiporre de pasta que hubo años atrás, si bien el Santander ahi sigue… ni telecos ni electrónicas han podido aguantar el ritmo infligido por las tabaqueras durante décadas

    Próxima entrega, en breves

    Respuesta
  • el 5 marzo , 2011 a las 8:14 pm
    Permalink

    jejejej… caíste en la trampa…  :twisted: :lol: :mrgreen:
    Y las petroleras??? … eh??? :lol: (pero qué malo soy)… :lol: :-D

    Respuesta
  • el 31 marzo , 2011 a las 5:16 am
    Permalink

    Si hay algo donde el tabaco no es perjudicial es en la Formula 1…. QUE HERMOSA EPOCA , entre Tabaco & Alcohol gastaban millonadas como nunca se vio… pero casi todos podian competir y hasta ganar… Y no habia crisis cada 3 o 4 años… LO RARO???? Como un banco gasta una millonada en ser sponsor de la Formula 1, de Ferrari, de la Copa Libertadores de America y despues se llaman en “quiebra”… y los complices gobiernos de turno salen a su salvataje…. POR DIOS!!! BANQUEROS, ABOGADOS Y POLITICOS A LA HORCA!!!!

    Respuesta
  • el 10 abril , 2011 a las 12:14 am
    Permalink

    Hombre Daniel, el tabaco es perjudicial vaya donde vaya, pero sí que está claro que por este deporte hizo y mucho… de hecho, que levante la mano el primero que alguna vez haya pensado en Ferrari, y no se le haya pasado por la cabeza la palabra Marlboro. Tercera entrega del miniresumen, en breves.

    Respuesta
  • el 13 abril , 2011 a las 7:50 pm
    Permalink

    Volviendo al tema de Charlton y Lucky Strike, he encontrado esta información:

    ” Following the 1970 SAGP, Charlton was able to secure sponsorship from South Africa’s United Tobacco Company. Gunston was the main rival of United Tobacco’s Lucky Strike cigarette brand and this saw the start of the “tobacco wars” in SA motor sport. Lucky Strike’s entry into SA motor sport resulted in a long-term association with Charlton, his Lotus 49C first appearing in Lucky Strike colours at the Coronation “100” held on 30th March 1970. With the team renamed “Scribante Lucky Strike Racing”, Charlton went on to win his first South African National Championship.”

    Lamentablemente las fotos del link ya no están disponibles.

    http://www.russell-sheldon.com/saf1championship.html

    Respuesta
  • Pingback: Cuando el tabaco movía la Formula 1. Parte II. | FastestLap.es - Velocidad punta para adictos al motor

  • Pingback: Cuando el tabaco movía la Fórmula 1. Parte I. | scuderiafangio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.