“El fin de la hipocresía” dice Domenicalli

O por lo menos fin de una etapa en la que, como muchos diriamos, “yo puedo hacer unas cosas pero tu no” por el mero hecho de que claro, tu no eres yo. Esto de que las órdenes de equipo se vayan por el camino por donde se crian las malvas va a tener repercusiones muy positivas para este deporte (esperemos) pues sí, cada casa va a tener su caballo favorito pero los papeles pueden tornar en base a la valía del que en un principio haya sido declarado escudero. Y eso se demuestra tanto en pista como fuera de ella.

Este año hemos visto que pasa a igualdad de condiciones en coches y oportunidades: que los de azul casi se quedan con cara de tontos llegando a la última carrera del mundial sin ninguno de sus dos pilotos titulares a la cabeza de la clasificación mundial.

Finalmente fué Vettel quien se impuso en el desierto de Abu Dhabi, jurando y perjurando que  no hubo órdenes de equipo tras el “llantazo” de Webber. ¿Las hubo?¿Alguna vez se sabrá? No te molestes en darle vueltas, la respuesta es.. no. No se sabrá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.