Williams toma el relevo en Brasil

El joven Nico aún debe andar frotandose los ojos y bien pegado al cargador de su móvil mientras digiere la primera pole formulera de su carrera como piloto. Quien me iba a decir a mi que el resultado de la sesión iba a ser éste, aunque bien coherente parece: aprovechar el río revuelto siempre es tarea de oportunistas, y estos siempre vienen a ser los que no tienen nada que perder… y mucho que ganar.

Tras el rookie avispado saldrá Vettel, seguido de Webber, Hamilton y Fernando Alonso. Que se va a montar una buena tangana en las curvas de Senna tras la salida es una idea que nos ronda en la cabeza a más de uno, más con la enorme incógnita de los reglajes que equipa cada escudería y la necesidad de no perder una décima desde el primer instante. Ironias del destino, el mejor aliado del asturiano puede ser Jaimito que saldrá desde la cuarta plaza aspirando a pasar a Webber y no se lo pensará dos veces en la frenada de recta.

Habria que contar tambien con que  Hulk no se lo va a poner fácil a las princesas y de seguro será un hueso dificil de roer. Además, es una sensación muy agradable poder tener esta parrilla de lujo en un gran premio tan especial como éste, echando la vista atrás nos acordamos de peleas épicas donde novatos como ciertos alemanes o franceses lograron aprovechar ocasiones como las de este fin de semana para iniciar una recorrido espectacular por el Paddock de la F1 allá por los 80 y 90.

Mirando más atrás, genial papel de Schumacher en un circuito que le es muy familiar. Los locales hicieron un papel más que modesto, siendo Barrichello el cabeza de clase de los canarinhos y Massa quizá el peor parado, pues todos daban por hecho los discretos resultados de Di Grassi y Senna pero más de uno se esperaba un escudero de Ferrari peleando al menos en la Q3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.