Si algunos andan cortos de motores, otros… ni coche

Así están en Force India, deseándoselas para que Liuzzi pueda saltar al ruedo en el Gran Premio de Abu Dahbi (o Dhabi, o Dabi, que ya vale con la h). Tras liarla parda en Interlagos en la curva de Senna, en el equipo confiaban en que todo quedaría en horas de chapa y pintura. Pero no ha sido así y la tarde del domingo pasado, a la salida de Brasil, decidieron enviar su chasis directamente a casa para analizar bien el destrozo perpetrado mientras que el grueso del séquito tomaba rumbo al desierto.

La solución finalmente ha sido traer de la base del equipo en Northamptonshire el chasis que en su día de usó como mula de pruebas en los crash test. Sí, a Tonio le van a dar un coche construido sobre una base que ya de entrada ha sido cascado unas cuantas veces contra un muro de hormigón reforzado por todos lados. De frente, de lado, pruebas de volcado… vamos, que robusto sí es. Otra cosa será que el rendimiento sea mínimamente equiparable al chasis número 4 de Tonio,  pero al menos podrá disputar el gran premio (mientras en las rectas vaya recto)

Mucha suerte también para Force India y sus inmediato rival (Williams) en este final de temporada, las cosas andan ahí ahí para alzarse con la sexta plaza del campeonato de constructores, que por seguro será un reconocimiento del esfuerzo realizado por ambos a lo largo de todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *