Mundial para Vettel, naufragio en la marea roja

Y para honor del alemán, se lo ha adjudicado como los campeones: ganando la carrera en el dia de su coronación como el piloto más joven que jamás haya alcanzado el título mundial en la máxima categoría del motor. A sus 23 años y 4 meses le ha arrebatado el record de precocidad al que hoy ha subido al podio a su vera, Lewis Hamilton.

¿Y la carrera? Pues un soponcio, como deseó Alonso. Pero de seguro el astuariano se imaginaba otro desarrollo en la trama de esta romántica peli que empezaba de dia y acababa en lo más oscuro de la  noche del pais con mas reservas de petróleo que de agua (me lo estoy inventando, pero fijo).

Desgraciadamente las cosas se torcieron en la salida, cuando Jenson le pasó como un misíl antes de la primera y curva, y se pusieron realmente negras cuando Schumacher y Liuzzi protagonizaron la toña del día. Que esta podría ser recordada como la temporada en la que le pasaron por encima a Michael Schumacher, no significaba que esto lo vieramos escenificado realmente. Menudo guantazo de miedo, y menos mal que sin consecuencias ni para el Campeonísimo ni para Tonio… que menuda racha lleva el de Force India.

Asique tras esto Safety a pista y comenzó el baile. Rosberg, Petrov, Alguersuari y algún que otro intrépido entraron a cambiar gomas ipsofactos. Quien iba a decirles que iba a ser la estrategia más acertada… pues otros como Alonso no tuvieron tanta suerte en boxes. Bueno, suerte. Quizá esa no es la palabra… si eres estratega no puedes permitirte el lujo de basarte en la defensiva, porque si te sueltan la liebre que no es acabas vendido. Y pasó, aunque con explicación de por medio: Una cosa es que los Ferrari de este año hayan tenido un desgaste muy comedido en las gomas y otra que un Red Bull con ruedas nuevas no te vaya a pasar como una bala… por muy bien que cuides tus blandas.

Una vez empezada la debacle, que siguió con la nefasta salida a pista tras el yugo Petrov, poco podia hacer ya Alonso por optar al título. El ruso corrió como si en plena guerra fría le persiguiera un agente de la CIA de las pelis estas de Hollywood y protagonizó la carrera de su vida. Contra esto el de Ferrari poco podía hacer, con un coche configurado para volar en las curvas rápidas del circuito donde los Renault se mostraban menos competititvos… pero a ver quien es el majo que adelanta ahí.

Por lo que las  vueltas pasaron, y las cosas seguían igual hasta que dió la bandera a cuadros. Por detrás, un poco competitivo Massa se las deseaba para seguir la estela de Jaime Alguersuari. Ojito con el catalán que ha terminado noveno, saliendo desde P17. Mientras que Webber permanecía inamobible tras la estela de Alonso. Por delante Hamilton y Button iban digeriendo su presumible llegada a meta tras el joven Sebastian, para protagonizar así el que quizá haya sido el podio más sonado de estos años. El novato, el ex-novato, y el hasta ahora campeón, subidos al cajón de Yas Marina.

En resumen, fantástica estrategia de Red Bull durante toda la temporada que les ha llevado al título de constructores y pilotos, y una lástima el sueño desmontado de un plumazo de Alonso. No entraré a discutir si la estrategia de Ferrari fue la acertada, pero lo cierto es que otros, con otras bien distintas, llegaron a acabar terceros saliendo cuartos o 9º empezando desde el puesto 17. Pero que a ver quien es el majo que se pone en la piel del ingeniero que decide si se para o no…

Por lo que habrá que dar la Enhorabuena al campeón, y el resto a hacer los deberes invernales para no cascarse otro suspenso de última hora…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.