Una de Poker: Robert Kubica

Silencioso Señor del temperamento, nuestro Chuck Norris de la parrilla se ha ganado la vueltaza rápida al circuito de Singapur. La remontada final tras su parada en boxes bien vale multitud de reseñas en toda la prensa deportiva especializada: el chico sigue ganandose a pulso su fama de diamante en bruto. Conductor sin miramientos, frenador tardío, intratable en curvas, pocos son los que están osando a ni tan siquiera insinuarle el morro.

Mezclado con su personalidad distante pero amable, humilde pero atrevida, hacen de él un piloto ideal para vestirse con las mejores galas sin deslumbrar por otra cosa más que su profesionalidad y buen hacer. Pocas fotos verás de él colgadas en la red abrazandose de Edyta salvo esta, su moza, o dándolo todo en fiestas VIP. Lo que no quiere decir que disfrute de buena compañía y se pege sus jolgorios nocturnos allá y cuando puede.

Nacido en una Polonia de pocos recursos, y menos tradición automovilística, su padre le consiguió un pequeño buggy cuando él apenas tenía 4 años. ¿El circuito? Botellas de agua delimitando una pista imaginaria en una finca cercana a su domicilio. El esfuerzo y la ilusión demostradas por el Kubica chico, hicieron a sus padres trasladarse a Italia: con 13 años aterrizó en territorio azurro para empaparse de cultura y saber Mediterráneo. Y ser el primer piloto extranjero en ganar el campeonato Italiano de Karts.

Él considera Italia su segunda casa, si bien lleva Polonia allí donde va. Poco amante del fanatismo, se entrega por igual en la escudería en la que recae. Su etapa en BMW le hizo crecer como estratega y persona, a todos se nos quedó bien grabada en la retina su brutal colisión contra las protecciones en Canadá 2007. Y como quien dá quita y viceversa, la victoria conseguida en Canadá en 2008 fué todo un hito para su escudería, además de un estupendo broche de oro en un capítulo brillante dentro de la escudería de la hélice.

Silencioso como él solo, es un gran amante del poker, billar y bolos. Incluso puede decir que más de una vez ha dejado contra las cuerdas al nene canoso: Bernie Ecclestone tambien es un habitual de la mesa verde siempre que tiene oportunidad de hacer hueco en su apretada agenda para estar con los chicos.

Últimamente suena en las apuestas de Ferrrari para el año que viene. Y ya se sabe, que sólo diamante pule diamante

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.